Llibreria

Reto lector 8. Año de nacimiento

Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Mentes Inquietas. Ahí va el segundo libro de mi reto de lecturas para el 2021. Un reto en el que si os interesa participar, podéis encontrar la propuesta en el enlace del post 

Como mi cumpleaños es en el mes de febrero decidí que este sería el mes ideal para el reto de “el libro del año en que naciste”. Y elegí a uno de los grandes. ISAAC ASIMOV.

El libro LOS PROPIOS DIOSES, en una edición que tenemos por casa muy antigua de Plaza & Janés de bolsillo. Un libro de 332 páginas y su precio era, en 1974 (cuando se publicó en esa edición) de 650 pesetas! (poco más de 4 euro de los de ahora) El año de publicación del libro es 1972 (ya podéis hacer las cuentas).

El título del libro, llamativo y enigmático, está directamente extraído de un fragmento de la obra teatral La Doncella de Orleans (Die Jungfrau von Orleans, 1801), escrita por el dramaturgo alemán Friedrich Schiller.

“Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano”

Yo, como muchos otras inteligentes personas de este planeta, soy admiradora de la obra de Asimov. Recuerdo la primera vez que lo leí. Para comprender mejor la Lógica filosófica, la profesora nos recomendó leer “Yo, robot“. Y ahí empezó todo hasta llegar a los libros de LA FUNDACIÓN y la psicohistória.

La novela Los propios dioses está dividida en tres partes bien diferenciadas.

La primera “Contra la estupidez…” nos narra en un futuro no muy lejano, el descubrimiento casual por parte de un mediocre y ególatra científico de un hecho científico cuyo resultado da a conocer a la humanidad un universo paralelo o parauniverso, además de la fórmula para obtener energía ilimitada, lo que catapulta a este científico a la cumbre a la vez que silencia a las voces críticas con el hallazgo.

La segunda parte “…los propios dioses…” es sin duda la más interesante de todas. Sin desvelar nada más porque os la recomiendo leer, nos describe ese parauniverso. Y hay momentos que hace que te explote la cabeza. Releer trozos enteros para entenderlo, no es ninguna tortura, sino una demostración de la genialidad de Asimov.

En la tercera parte “…¿luchan en vano?” transcurre en la luna, y es la más floja del libro, pero interesante ya que nos muestra una vez mas el optimismo de este autor en la ciencia y en como ésta puede resolver los problemas.

De lectura fácil y ágil, nos habla de temas como la supervivencia de la especie humana, del problema de la energía, de ecologismo. De como la necesidad agudiza el ingenio. Expone teorías científicas, y construcciones sociales nuevas y sorprendentes.

Cuando Los propios dioses se lleva El Premio Hugo, el Locus y el Nébula, hacía 14 años que Isaac Asimov no escribía una novela de ciencia-ficción.

Para los que no conozcáis a Isaac Asimov (cosa que dudo) os dejo algunos datos.

(Petrovichi, Smoliensk, 1920 – Nueva York, 1992) Escritor estadounidense de origen ruso que destacó especialmente en el género de la ciencia-ficción y la divulgación científica.

Nacido en el seno de una familia judía, fue el primogénito del matrimonio formado por Judah Asimov y Anna Rachel Berman. Algunos biógrafos fijan erróneamente su nacimiento el día 4 de octubre de 1919, sin reparar en el hecho de que su madre modificó esta fecha con el propósito de que el pequeño Isaac pudiese ingresar en la enseñanza pública un año antes del que le correspondía por su edad.

A comienzos de 1923, la familia Asimov abandonó la recién creada Unión Soviética para trasladarse a los Estados Unidos de América. Instalados, en un principio, en el barrio neoyorquino de Brooklyn (habitado en su mayor parte por ciudadanos hebreos), los Asimov salieron adelante en su nuevo país merced a la tienda de dulces regentada por el cabeza de familia, negocio que poco a poco fue prosperando y mudando de ubicación.

En dicho establecimiento se ponían a la venta una serie de publicaciones de ciencia ficción que el jovencísimo Isaac comenzó a devorar con verdadera curiosidad tan pronto como hubo aprendido a leer, sin sospechar que, con el paso de los años, algunas de esas revistas habrían de salir a la calle llevando en sus portadas su propio nombre.

Escritor prolífico (más de quinientos títulos publicados) y gran divulgador, la obra futurista de Asimov ha gozado de gran popularidad por el sabio equilibro que consigue entre el estilo, la imaginación literaria y el mundo tecnológico y científico.  Entre 1942 y 1949 Asimov publica en Astounding Science Fiction los relatos que después constituirán su Trilogía de las Fundaciones, compuesta de Fundación (1951), Fundación e Imperio (1952) y La segunda Fundación (1953). Este desigual pero poderoso corpus de historias se centra en la decadencia de un enorme Imperio galáctico de origen terrestre y sobre el intento del psicólogo Hari Seldon para limitar a sólo mil años el período de barbarie que ya ha comenzado, objetivo que se propone gracias a las dos fundaciones de científicos y psicólogos que él ha creado para este fin y a la “psicohistoria”, nueva ciencia para predecir los comportamientos futuros de las masas.  A comienzos de la década de los noventa, a raíz de una intervención quirúrgica motivada por una grave afección prostática, Isaac Asimov se vio obligado a reducir su intensa actividad creativa e investigadora. La muerte le sobrevino en la ciudad de Nueva York el 6 de abril de 1992, como consecuencia de un fallo cardíaco y una insuficiencia renal; diez años después, su segunda esposa reveló que el escritor había contraído el sida en 1983, al recibir una transfusión de sangre infectada en el transcurso de una operación.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Necessites un llibre?

Vols fer un encàrrec?